Buscar este blog

viernes, 11 de diciembre de 2015

La revisita por la revisita misma (?)





















Nunca vi un animal más feliz de que lo estuvieran por cazar. Puede que sea la primera publicidad engañosa de la historia (?)

Hace unos días, curiosamente antes que en los Estados Unidos, se estrenó una película llamada “In the Heart of the sea” que pasó sin demasiada pena ni gloria. El gancho de la película es que se encuentra basada en una historia verídica y no en cualquier historia verídica. Se trata de la historia del Essex, barco ballenero que fuera intencionalmente hundido por una ballena a la que había tratado de cazar. La historia del Essex se hizo inmensamente famosa por servir de base a la que probablemente sea la mejor novela estadounidense de la historia: Moby Dick.
Llegado a este punto, no podemos menos que preguntarnos:¿a quién, en su sano juicio, se le ocurre competir contra Moby Dick? ¿A quién se le puede ocurrir que puede, partiendo de la misma base, lograr una obra que supere a Moby Dick?
Digamos que a esta altura del partido hay temas que están cancelados para la literatura universal. Ya no se puede decir algo mejor que eso que ha sido dicho. —“Se me ocurrió la historia de un gentilhombre que se vuelve loco y cree que vive en una novela de caballería”. — Mirá, te diría que no vale la pena intentarlo. —“Por qué no escribimos una obra de teatro sobre dos adolescentes de familias rivales que al ver frustrado su amor se terminan suicidando” —Por ahí no da, fijate. —“¿Y si hacemos un poema largo sobre un gaucho que es enganchado a la fuerza para ir al ejército y se escapa a las tolderías solo para volver y encontrar su vida deshecha?” —Ni te gastes, no te va a salir.

Y es que  la grandeza de Moby Dick está no sólo en su descripción de la industria ballenera y las peripecias que esta entraña, sino en lo que nos dice del alma humana. Sobre ese tema se puede volver las veces que sea necesario —y nunca será suficiente— pero volver a insistir sobre la historia del Essex es no entender dónde está lo esencial y dónde lo accesorio.

2 comentarios: