Buscar este blog

sábado, 17 de diciembre de 2011

Falacia Ad Baculum

Galileo Galilei 1

Galileo Galilei: Cocorito (?)

Lo que estoy a punto de decir seguro que me traerá problemas (o me los traería si alguien se tomara el trabajo de leer esto) Me voy a referir a la que probablemente sea la historia apócrifa más conocida del mundo, la famosa respuesta de Galileo “Eppur si Muove”. Como todos saben, luego de ser sometido a proceso inquisitorial por la iglesia, y enfrentado ante la disyuntiva de renegar de su teoría Heliocéntrica o ser ejecutado, Galileo optó por la primera de las opciones pero emitió la frase “Eppur si muove” que quiere decir “y sin embargo se mueve”. Siempre me molestó la actitud de Galileo. No porque fuera un cobarde, sin lugar a dudas yo hubiera renunciado a cualquier creencia científica que pudiera tener en caso de que mi vida estuviera en peligro.

Me molesta la acotación, ese afán de querer tener la última palabra, que es en definitiva el que termina probando que la anécdota es falsa. Se imaginan que si realmente hubiera dicho eso, lo hubieran matado al instante. Sin embargo, esa actitud me parece francamente despreciable. Si te retractás de lo que pensaste durante toda tu vida como adulto, retractate; pero no quieras tener razón y salvar el pescuezo a la vez.

No creo que nadie pueda echarle en cara a Galileo su decisión de desdecirse, indudablemente la culpa es de la inquisición por poner a alguien en la situación de tener que morir por sus ideas. De más está decirlo. Pero si estás en una situación como esa, o te retractas o te convertís en un mártir. No hay posiciones intermedias; no podés tener todo. Si no, qué queda para para el pobre Giordano Bruno o para Sócrates. 

Muchos me pueden objetar que en realidad el sentido de la anécdota tiene que ver con la independencia de la ciencia frente a la política. Qué más allá de lo que dijera la iglesia (o el propio Galileo, por caso) la tierra seguiría girando. Ahora bien, si esto es así (realmente es así) ¿Qué necesidad había de hacerlo aparecer a Galileo diciendo esto? Si no hay dudas sobre el movimiento de los astros, ¿para qué aparecer teniendo la última palabra? Es demasiado.

En lo personal prefiero otra historia, que si bien es menos conocida que la de Galileo, no es menos apócrifa. Parece que en un momento, en que estaba muy enfermo, Voltaire sintió que se moría. Ahora bien, en aquella época para ser enterrado en un cementerio debías estar bautizado. Sin embargo,  Voltaire, como todos sabemos, había sido excomulgado por hereje por lo que no calificaba para el cementerio local. Ante la perspectiva de dejar sus restos para que fueran pasto de las bestias, se asustó y mandó a llamar a un cura para hacer las paces con la Iglesia. El cura que lo atendió puso como condición a su extremaunción que Voltaire se retractara de su obra. Por supuesto que lo hizo y recibió así el perdón de los pecados que lo autorizaba a formar parte del camposanto. Sin embargo la historia no termina ahí. Voltaire no se murió (por lo menos no murió en esa oportunidad). Una vez recuperado, lo primero que hizo fue buscar un notario público para escribir una declaración, en la que no sólo se retractaba de haberse retractado, si no que además se retractaba de toda futura retractación que fuera a hacer de ahí en más.

Me parece que el método atribuido a Voltaire es el que más me cuadra. El tipo era consciente de su naturaleza. Sabía que tenía miedo y que no iba a poder resistirlo. Pero además sabía que sus ideas se defendían solas, con independencia de quién las pronunciara. Imagínense que después de una retractación ad aeternum su credibilidad no debe haber sido mucha (este es el punto que delata la historia como apócrifa). Pero no se puede desacreditar una idea atacando a quien la emite y el Voltaire de la historia parecía saberlo. Disculpen las citas y menciones, trataremos que los próximos sean tan irreverentes y desquiciados(?) como siempre.

2 comentarios:

  1. Ale lacroix (que será de la vida de este chango ...?)18 de diciembre de 2011, 2:46

    jeje muy muy bueno Sr. Cots ..
    Un abrazo grande

    P/d: Se comentaría en realidad que Voltaire, en vez de ir a buscar al escribano, se habría clavado 4 platos de ravioles, fué a jugar al futbol e hizo 3 goles ... jaja

    Besiss jaja

    ResponderEliminar
  2. y cuando terminó se fue a un bailongo con unas locas...pero me parece que es una historia apócrifa también

    ResponderEliminar